Con los cierres en Shanghai sobrepasando el mes, la situación continua con bastante incertidumbre ante el hermetismo del gigante asiático versus las filas de barcos frente a sus costas y un funcionamiento mucho más lento, las compañías navieras empezaron a desviar buques y aumentar los blank sailings o viajes en blanco para disminuir sus costos y planificar su estrategia para los próximos meses.

Los analistas de Drewry en su análisis semanal del 06 mayo advirtieron que «en las rutas principales: Transpacífico, Transatlántico y Asia-Norte de Europa y Mediterráneo, se han anunciado 43 viajes cancelados entre las semanas 19 y 23, de un total de 733 viajes programados, lo que representa una tasa de cancelación del 6%. Durante este período, el 67% de los viajes en blanco se realizarán en el tráfico transpacífico en dirección este, y principalmente a la costa oeste».

La pandemia, junto con el conflicto entre Rusia y Ucrania, ha expuesto una vez más las cadenas de suministro mundiales, ya que la congestión empeora y las líneas navieras buscan evitar los puntos críticos en China omitiendo las escalas en el puerto de Shanghái. Como resultado, los propietarios de la carga tienen dificultades para enviar su carga a tiempo y mantener el orden y la eficiencia en sus cadenas de suministro.

Fuente : MasContainer