El número de portacontenedores anclados frente a Shanghai y Ningbo ha aumentado en las últimas semanas.

En la actualidad hay 242 portacontenedores esperando atraque en toda la nación asiática según eeSea, una empresa que analiza los itinerarios de las navieras. Ya sea debido a los grandes volúmenes de exportación, el tifón Chanthu o el Covid, la creciente congestión en China es otro comodín para el comercio transpacífico.

Según informa American Shipper, la congestión en los puertos chinos que frena el flujo de exportaciones es una mala noticia para los importadores estadounidenses, pero podría aliviar temporalmente la presión sobre los puertos de Los Ángeles y Long Beach. Cuando las operaciones en el puerto chino de Yantian se vieron fuertemente restringidas por un brote de Covid en junio, los barcos anclados en la bahía de San Pedro de California disminuyeron. El problema para los puertos de California fue que la suspensión temporal pronto fue seguida por una oleada de carga retrasada.

Un factor importante de congestión en ambos lados del Océano Pacífico: la capacidad en tierra (terminales, camiones, ferrocarriles, almacenamiento) es limitada, pero la capacidad de los buques de una sola ruta comercial marítima es muy flexible. Si bien el número de barcos en el mundo es finito, los operadores pueden trasladarlos a donde sea que ganen más dinero. Y el comercio transpacífico es ahora un comercio particularmente lucrativo: las tarifas al contado, incluidas las primas, pueden superar los US$20.000 por FEU (40 pies).
 

Fuente : Extracto Mascontainer.com